Subió al podio de Mugello con una camiseta en la que se leía 'Arresten a los policías que mataron a Breonna Taylor', disparada por un policía.