La Federación no investiga al hexacampeón por la camiseta que llevó el domingo, al contrario de lo que defendían varios medios de comunicación ayer, según ha informado el portal web Race Fans.

Lewis ha estado en el ojo del huracán en las últimas horas por una posible violación de los estatutos de la FIA al usar un Gran Premio de Fórmula 1 para denunciar un acto de brutalidad policial.