La medida se enmarcaría en dos objetivos que se ha marcado la ONU: reducir la accidentalidad viaria –y con ello el número de fallecidos– y mejorar el medio ambiente. De poco sirve reducir las emisiones en Europa, si los vehículos contaminantes continúan en servicio en países donde además los combustibles pueden contener más impurezas.