Es evidente que el piloto valora todas las alternativas, recabando otros criterios médicos y que una tercera operación dista de ser un disparate.