El ingeniero británico se ha ‘enamorado’ del circuito de Portimao. Pese a que Mercedes consiguió un nuevo doblete, las primeras vueltas fueron un ‘caos’ y Carlos Sainz aprovechó sus neumáticos blandos para colocarse líder de la carrera.

Ross Brawn disfrutó con esas primeras vueltas de incertidumbre, pero también pudo vislumbrar las carreras que quiere tener a partir de 2022, cuando debería debutar la nueva generación de monoplazas –si nada lo vuelve a impedir–.