Leclerc finalizó séptimo en el Gran Premio de Eifel, a pesar de comenzar la carrera en la cuarta posición. Esto evidencia que el ritmo de Ferrari a una vuelta y con poco combustible es mejor que el de los domingos. Incluso Andrew Green, director técnico de Racing Point, se ha mostrado sorprendido por esta diferencia de rendimiento