El pentacampeón desea seguir con la casa de los diapasones, con la que tiene pendiente decidir su futuro, al mismo tiempo que va a por él la casa de Noale.