La firma taiwanesa, que es responsable del ensamblaje de casi la mitad de la electrónica de consumo mundial, seguiría de este modo la estela de la japonesa Nidec que también vislumbra el coche eléctrico como una oportunidad para expandir horizontes.