El español fue segundo tras Dixon el día en el que el líder salió por orejas a mucha altura y tuvo que ir al hospital con problemas en el pie izquierdo, pero sin fracturas.