Tras los aplazamientos de los GP de Australia y China, las tres carreras urbanas del calendario también están en serio peligro.