En Monza hubo bandera roja por un fuerte accidente de Charles Leclerc y los pilotos que no habían realizado aún su primer pit-stop sacaron tajada de ello, dado que pudieron cambiar de gomas sin perder tiempo. Entre ellos, Lance Stroll, que después subió al podio.

Algunos pilotos se quejaron amargamente de las reglas para las situaciones de bandera roja. Lando Norris llegó a asegurar que era una regla estúpida e incluso pidió que fuese eliminada en pos de la igualdad.