Wolff descarta que su campeón se vaya a marchar, aunque advierte: "Todos estamos felices, pero muy cansados". Son siete títulos de fabricantes.