La Fórmula 1 ha implementado un techo presupuestario de 118 millones de euros para la próxima temporada. Equipos como Mercedes, Ferrari y Red Bull tendrán que apretarse el cinturón si quieren cumplir con esta nueva norma.

Una de las posibilidades más viables para que las escuderías reduzcan gastos sería reducir, a su vez, su plantilla. En Mercedes cuentan con más de 1.000 empleados, una de las plantillas más grandes de la categoría reina, pero han renegado deshacerse del personal.