Jordan se sumerge en el mundo de las carreras y lo hace junto al único piloto afroamericano de la categoría, Bubba Wallace, en una iniciativa que persigue conseguir más presencia de la raza negra en el motor.