El rotativo The Guardian revela que Johnson quería anunciarlo este mismo mes de septiembre, pero que finalmente ha decidido posponer la comunicación oficial a otoño, probablemente a noviembre. El The Times señala que el secretario de Transporte estaría de acuerdo con adelantar la prohibición.

Si la nueva legislación sigue adelante, es muy probable que el Reino Unido se convierta en el primer país en prohibir los motores térmicos. Iría una década por delante de la Unión Europea, que trabaja con 2040 en el punto de mira, pero todavía no se ha pronunciado de forma definitiva.