Vettel llega a Racing Point en busca de un nuevo destino tras verse fuera de Ferrari. La Scuderia decidió prescindir de él, sin presentarle oferta de renovación y apostar, en su lugar, por Carlos Sainz. 

Se trata de una operación similar a su entrada a Red Bull en el sentido de que tanto la casa de las bebidas energéticas como la antigua Force India son escuderías impulsada por multimillonarios con ganas de promocionar sus marcas en la Fórmula 1.