El Gobierno de Turquía ha decidido echarse atrás en la decisión de recibir a espectadores para su Gran Premio de Fórmula 1, previsto para los días 13, 14 y 15 del próximo mes de noviembre. 

La organización del evento tenía previsto contar con 100.000 aficionados –el 25% de todo el aforo del circuito– durante los tres días del evento. No obstante, la situación sanitaria actual del país ha obligado al Gobierno a dar marcha atrás.