“Nuestros pilotos del Mundial están todo el día encima de la moto y tienen siempre ese pique entre ellos por ir más rápido”, dice el team manager del VR46.