En el GP de Emilia-Romaña sólo habrá una sesión de entrenamientos libres de 90 minutos y por ello, también se ha reducido la cantidad de neumáticos con la que viaja cada equipo: de 13 a diez pares de compuestos.