Citroën tiene registrados sus dos chevrones característicos, que alinea verticalmente en todos sus vehículos. Polestar recurre a la misma forma geométrica, pero cambia su posición. Las diferencias visuales son obvias, pero en un mundo tan regulado como el del a industria automotriz cada detalle importa.