Lance Stroll, que no disputó el GP de Eifel por encontrarse indispuesto, experimentó varios síntomas relacionados con la covid-19 en Nürburgring pero no se sometió a un segundo test en Alemania. El canadiense se hizo las pruebas el martes de la semana del GP de Eifel. En circunstancias normales, no le tocaría volver a hacérselas hasta pasados cinco días, es decir, el domingo.