La unidad que Porsche ha donado al ACO fue creada por su departamento de competición en 2016 para servir como un banco de pruebas para el prototipo de competición. Cuando terminó la temporada, recibió la decoración del coche ganador de Le Mans y piezas suplementarias para tener el aspecto de un vehículo real, y pasó a formar parte del museo de Stuttgart-Zuffenhausen para ilustrar la historia de la marca alemana.