La covid-19 ha vuelto a provocar cambios en un calendario del motor. Esta vez le ha tocado al Mundial de Resistencia, que deberá cambiar su arranque de temporada debido a las restricciones impuestas por gobiernos de diferentes países para evitar riesgos.

Estaba previsto que la temporada del WEC comenzara en dos meses en Sebring. Ya que el Campeonato debía comenzar ahora con toda la logística, han decidido no empezar en Sebring por la situación en Estados Unidos respecto a la covid-19. En su lugar arrancarán en Portimao, con una carrera de 8 horas, dos semanas más tarde.