El piloto francés ha sido una de las sensaciones de esta temporada en la ‘categoría de bronce’. Coronado campeón de la F4 Alemana, dio el salto a la FIA Fórmula 3 como uno de los pilotos más jóvenes de la categoría, y ha asombrado a propios y extraños.

Pese a un inicio complicado en Austria, logró su primera victoria en la carrera 2 de Estiria y, a partir de ahí, ha sido uno de los mejores del campeonato. De hecho, estuvo a punto de ganar un certamen que finalmente fue a parar a manos de Oscar Piastri por sólo tres puntos.