La fábrica de Iwata ha estrenado en el test de Misano 2020 un largo y voluminoso tubo de escape para tratar de mejorar la entrega de potencia y ganar velocidad punta.