Los Mercedes señalan al coche de seguridad, los implicados creen que alguien "aceleró y frenó" y Michael Masi justifica "un procedimiento ejemplar".