Los equipos han tenido que hacer horas extra, llamando a su personal durante la noche con objeto de poder tener la instalación operativa de  madrugada, cuando los coches debían ir saliendo del ‘parque cerrado’ para un corto ‘service’ y colocar los neumáticos para las dos primeras especiales.