Hasta la fecha, sólo marcas de gran prestigio deportivo se han aventurado a ofrecer modelos track-day. Ferrari, Lamborghini, Aston Martin, McLaren, Koenigsegg y alguna otra han ofrecido a sus clientes más deportivos un automóvil que sólo pueden disfrutar en la pista, de forma privada o en competiciones para el restringido club de afortunados clientes de la marca.