En esta extraordinaria temporada 2020, los circuitos con largas rectas han ocupado buena parte del calendario, pero si nos fijamos en los resultados de Renault en Grandes Premios como España o Hungría, no son muy esperanzadores.

Portimao también es un circuito en el que es necesario generar una buena cantidad de carga aerodinámica –en cierta medida, guarda similitudes con el trazado barcelonés–, y Ricciardo ha determinado que ahí radica la debilidad del R.S.20.