Actualmente, no es raro verlos a ambos juntos fuera de la pista. Recientemente, disfrutaron de un día en el mar con más amigos y comparten avión en ocasiones cuando los dos vuelan a Mónaco. Ricciardo ha hecho hincapié en lo que ha cambiado en el 33.

"Desde que dejé Red Bull, la rivalidad entre Max y yo ha disminuido y yo diría que de hecho nos llevamos bastante bien ahora. Está madurando un poco, así que está todo bien", ha afirmado en una entrevista al programa de televisión australiano Sunrise.