El piloto madrileño comparte que en las dos semanas que ha pasado en Italia ha sentido el cariño y el calor de los tifosi, por el que se siente sorprendido, pues todavía quedan unos meses para su llegada a Ferrari.