Sainz ganó los títulos del WRC en 1990 y 1992 y se quedó cerca de la corona en 1991, 1994, 1995 y 1998. Aunque Carlos reconoce que con un poco más de suerte hubiera ganado alguno de esos años, asegura que considera "injusto" hablar de la mala suerte de su trayectoria, pues afirma que tiene mucho más de lo que podría haber soñado.