El madrileño fue séptimo en Ímola y por poco se libró del Red Bull cuando el tailandés perdió el control. "Más satisfecho que el sábado y más cómodo", dijo al final.