Jules Bianchi estaba llamado a ser una de las grandes promesas de la Fórmula 1. Miembro de la Academia de pilotos de Ferrari, su futuro estaba muy ligado a la Scuderia, de la que fue piloto reserva durante la temporada 2011, un futuro y un sueño que, por desgracia, no pudieron llegar a materializarse.

Después de haber participado en varios entrenamientos libres con Force India, equipo al que se fue cedido de Ferrari, su debut oficial en Fórmula 1 llegó en 2013 de la mano de la escudería Marussia, con la que también compitió la temporada siguiente.