Fueron los dos grandes derrotados de Montmeló. El italiano sigue penando con el nuevo Michelin trasero y el español asegura que su Yamaha no corría.