El Skoda Octavia de cuarta generación supone la renovación de un producto que en 1997 adoptó una denominación ya utilizada por la marca entre 1959 y 1971. Su importancia fue crucial en la expansión europea de la marca y, concretamente en España, popularizó la casa checa con un producto de férrea fiabilidad y demostrada practicidad.