El italiano resalta que él ya no tiene mucho que decir sobre el rendimiento del coche, ya que el francés se encarga de ello en plena carrera. Además, deja claro su enfado ante la situación.