La emoción y tensión del Gran Premio de Italia, donde los Mercedes perdieron el protagonismo, y donde Pierre Gasly se alzó con la victoria contra todo pronóstico, con un insólito podio formado por Carlos Sainz y Lance Stroll reavivó el debate de una carrera de clasificación con parrillas invertidas, especialmente de la mano de Liberty Media, pero Todt no lo ve con buenos ojos:

"Las sorpresas son parte del deporte. Pero si una sorpresa es creada artificialmente, ¿es aún una sorpresa?", ha comentado en una entrevista a la web alemana Auto Motor und Sport.