El domingo por la tarde se hicieron unos test rutinarios para detectar posibles contagios de covid-19 entre los participantes de Las 24 Horas de Le Mans. Tres de los miembros de Porsche dieron positivo, lo que ha obligado al equipo a prescindir de nueve de sus pilotos, indirectamente afectados, para la carrera de Nürburgring.