Stroll se empezó a encontrar mal en el GP de Rusia, pero dio varias veces negativo en las pruebas de covid-19, de modo que puso rumbo hacia Nürburgring. Allí también se hizo el test pertinente para poder competir y volvió a dar negativo, así que estaba en disposición de correr… hasta que el sábado se encontró indispuesto.