Jean Todt, presidente de la FIA, vuelve a transmitir novedades esperanzadoras sobre el estado del alemán.