Red Bull sabe que tiene un diamante en bruto en sus filas: Max Verstappen. Desde que le tienen en el equipo son todo alegrías y por eso Helmut Marko tenía el deseo de convertirlo en el campeón del mundo de Fórmula 1 más joven de la historia.