Christian Horner, director de Red Bull, cree que la actuación de George con el Mercedes en Sakhir dejó ver que Max saca más provecho de su coche.