"Con rectas largas y curvas de 90 grados, el resto estará más cerca que en Mugello", dice el neerlandés, que viene de dos abandonos por Honda.