El piloto alemán no se ha sentido cómo en toda la temporada y ha visto con demasiada frecuencia cómo su coequipero peleaba por resultados que escapaban a su alcance. Ayer, Charles le superó por seis décimas de segundo en la Q2.

Vettel pierde 2-10 en la pelea entre compañeros de equipo en sesión de clasificación y poco hace pensar que esta tendencia se vaya a invertir en un futuro cercano. En Portimao, el cuatro veces campeón del mundo admitía su sorpresa.