El motociclismo español ha tardado siete carreras en estrenarse, pero lo ha hecho a lo grande, con un triplete, y con Maverick y Joan metidos de lleno por el Mundial.