El francés ha sufrido su segunda caída del fin de semana, esta vez en la curva 14 a 140 km/h, y da un susto al verle dolorido en el brazo izquierdo y cojeando.