"Hace cinco o seis años teníamos muchos más pilotos que sólo conducían porque pagaban", afirma el jefe de Mercedes.