El talaverano analiza su primer año en HRC en el Mundial de Superbike y reconoce las dificultades que tuvo que para adaptarse a la Fireblade: "Pensé que era el final de mi carrera".