Pocos quizás recuerden el nombre de este ingeniero, que estuvo involucrado en dos de los coches más cotizados de siempre: los míticos Ferrari 250 Testa Rossa y Ferrari 250 GTO.